Prueba

0 Comment








La madera no es un material eterno, al igual que otros materiales. Sin embargo, si se toman las medidas de proteccion adecuadas contra la humedad, intemperie y el ataque de los organismos que se alimentan de celulosa, la vida de una estructura de madera puede ser superior a dos siglos, como lo atestiguan muchas aun existentes. La proteccion contra hongos e insectos, se puede lograr desde un principio, usando maderas de especies que posean gran durabilidad natural. Esta durabilidad natural se debe a que por razones poco conocidas, el duramen o centro de los arboles, quedan impregnados con sustancias quimicas que son eficaces preservadores. Para las especies que no poseen esa durabilidad natural, existen soluciones preservadoras que se aplican, impregnandolas por medio de brochas, sumergiendo la madera en pilas que tengan la solucion, o colocandolas en camara de presion que es el metodo mas eficiente, ya que el preservador penetra por los poros de la madera hasta la parte interior de esta, llenando todas las ceLos preservadores mas conocidos para este tratamiento son la creosota, el pentaclorofenol y las sales de cobre.

































Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *